Aluminio

El aluminio es el tercer elemento más común encontrado en la corteza terrestre. Los compuestos de aluminio forman el 8% de la corteza de la tierra. En estado natural se encuentra en muchos silicatos. 

Este metal posee una combinación de propiedades que lo hacen muy útil en ingeniería de materiales, tales como su baja densidad (2.700 kg/m3) y su alta resistencia a la corrosión. Mediante aleaciones adecuadas se puede aumentar sensiblemente su resistencia mecánica (hasta los 690 MPa). Es buen conductor de la electricidad y del calor, se mecaniza con facilidad y es muy barato. Por todo ello es desde mediados del siglo XX el metal que más se utiliza después del acero.

La extrusión es un proceso utilizado para crear objetos con sección transversal definida y fija. El material se empuja o se extrae a través de un troquel de una sección transversal deseada. Las dos ventajas principales de este proceso por encima de procesos manufacturados son la habilidad para crear secciones transversales muy complejas con materiales que son quebradizos, porque el material solamente encuentra fuerzas de compresión y de cizallamiento. También las piezas finales se forman con una terminación superficial excelente.

La extrusión puede ser continua (produciendo teóricamente de forma indefinida materiales largos) o semi-continua (produciendo muchas partes). El proceso de extrusión puede hacerse con el material caliente o frío.

Aluminios Córdoba, distribuye exclusivamente la perfilería de Metales del Talar con su amplica cartera de productos para la construcción de aberturas de aluminio. Una empresa que ha demostrado durante su trayectoria en el mercado, un rasgo de calidad y profesionalidad. 

Los perfiles extruidos y normalizados por MDT son producidos en aleación de aluminio AA.6063, Temple T6, conforme a las normas internacionales que rigen la calidad de la extrusión de perfilaría de aluminio destinada a la construcción. Contando con la certificación ISO 9001:2008 da cuenta de la calidad de la nuestros productos. 

En cuanto a su utilización en obra, se pueden diferenciar dos tipos de tratamientos que se le pueden aplicar al perfil de aluminio, el anodizado, que puede varias su color según el tratamiento que se le aplique. Este tratamiento consiste en aplicarle un proceso electroquímico que oxida el perfil con el contacto con el aire y lo envuelve en una capa que lo protege ante distintos factores externos, haciendo del mismo un perfil más resistente.

El otro tratamiento que se puede aplicar es el de pintado, donde se le coloca un tono y color deseado por el cliente, logrando una terminación mas estética y con mayores resistencias que un perfil sin tratar.